El amor se encuentra bailando.

En Praga aprendí que el amor se encuentra bailando. Pero bailando de verdad, con estilo, técnica, ganas y ritmo, y me parece una técnica muy atinada.

Bailando es como los checos buscan, y generalmente encuentran, su primer o único amor, ¿Cómo no enamorarse de quien sabe rodearte la cintura para bailar foxtrot como se debe?

Resulta que en la República Checa las clases de baile clásico para adolescentes son casi obligatorias. Bailar es parte de la educación básica, algo indispensable para brillar en sociedad y reducir las posibilidades de soltería.

Los jóvenes se inscriben por cuenta propia, como deber y porque es ahí donde logran fácilmente relacionarse – y acercarse, tal vez más de la cuenta – a personas de su misma edad. Ir a una clase de baile a partir de los 16 años es un asunto de prestigio, el que no va, queda fuera de muchos círculos sociales importantes, además de que se pierde de aprender reglas básicas de etiqueta, se pierde la oportunidad de aprender a ser caballero o señorita educada, a tener éxito social en el futuro. El que no baila tiene menos posibilidades de encontrar el amor a tiempo. En las tardes, es común ver en el metro de Praga a oleadas de jóvenes, vestidos elegantes, empezando a escanear el catálogo de oportunidades que habrá en la clase.

Las clases empiezan siempre en otoño, son una o dos veces por semana y duran hasta el inicio de la primavera. Sabio el calendario, que une cuerpos bailando en un salón cerrado mientras el aire afuera está congelado.

Al final del curso los estudiantes dominan por lo menos las bases de 18 tipos de baile, como el vals, tango, polca, foxtrot, samba, mambo, rumba, chachachá, paso doble, etc. y se gradúan con una gran baile de gala, en los que los invitados principales son los padres.

Hasta hace un tiempo, era costumbre que las mamás acompañaran a sus hijas a las clases para “cuidarlas”, pero hoy en día, tienen que ir de espectadoras a escondidas, porque al ser el lugar óptimo para el arrumaco ya no son requeridas.

Las principales escuelas están en edificios con arquitectura emblemática, como la Casa Municipal y el Pasaje Lucerna, lugares espectacularmente románticos y hermosos, como todo en ese país. Tan hermoso como enamorarse bailando tango.

Esto es un poco de lo que vi caminando sin parar, en las calle checas:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Vas a ir a Praga? Aquí te va un tip de viaje: Algunas de las escuelas de baile tienen clases para los turistas, como el Centro de Baile Euro, que abre sus puertas los viernes y sábados en la tarde para el público en general. Con suerte, te enamoras de un checo o una checa y te quedas para siempre en esa hermosísima ciudad. Yo lo haría.

El mejor lugar para hospedarte en Praga, y no lo digo yo, lo dicen miles de opiniones en TripAdvisor (y yo lo ratifico) es: Arcadia Residence, unos departamentos con la ubicación perfecta para conocer y caminar por todos lados. Además, el servicio, instalaciones y el desayuno a domicilio son inmejorables. Aquí más info: www.arcadiaresidence.com

Para tener una guía personal en Praga, busca a Jitka, habla español per-fec-to y sabe los mejores chismes, los mejores lugares par comer como local y los mejores datos curiosos de la ciudad: www.guiaprivadadepraga.blogspot.cz En Twitter: @guiadepraga

4 Respuestas a “El amor se encuentra bailando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s