La vida sin azúcar.

Este es el recuento de la semana 2 y 3 del experimento 8 semanas sin azúcar. Inicié esta semana la 4a y ha sido menos difícil de lo que imaginé aún cuando en la semana 3 se me atravesó el maratón de Chicago. Y el problema no fue el maratón, porque no lo corrí todo, el problema fue el olor a palomitas caramelizada en cada esquina de Chicago, las panaderías llenas de panqués de calabaza – y la calabaza en todas sus deliciosas versiones llenas de azuquitar -, la cátsup y las salsas BBQ, las galletas de chispas de chocolate, los helados, y todo el repertorio gastronómico azucarado mediante el cual, en otro momento, hubiera querido descubrir la ciudad.

Aún así, comí delicioso y encontré muchas opciones dentro del caótico mundo carbohidrático estadounidense. Me volví la peor comensal de los chefs, pero todos accedieron a hacer platillos sin azúcar. Descubrí que para conocer un lugar no tienes que comértelo. 😀

¿Qué beneficios ha tenido la vida sin azúcar? ¡Muchos!

1. Me he comido el mundo, sin tener que viajar y sin tener que azucararlo.

He aprendido recetas increíbles de platillos de diferentes países: curry de la India, noodles tailandeses, Shakshuka tunesina – los huevos al horno más increíbles que he comido-, Filete Stroganoff (¡de Rusia!), hamburguesas, tacos gobernador (¡sinalonenses!), pollo Schnitzel austriaco, y otros. Todas estas recetas han tenido pequeñas variaciones para eliminar el azúcar escondida. Por ejemplo, ¿usted sabía que una porción generosa de lasagna tiene por lo menos dos cucharadas de azúcar?

2. Mi nivel de energía sigue subiendo. Estoy más concentrada, de mejor humor y tengo – a ratos – más claridad mental. No me falta azúcar para tener energía, estoy comiendo mucha grasa saludable.

3. Duermo mejor, pero también mi cuerpo pide suficientes horas de sueño.

4. Más hambre, pero menos comida entre comidas. Yo comía 5 o 6 veces al día antes del experimento-sin-azúcar, creo que mi cuerpo me pedía azúcar cada 2 horas, porque mis snacks casi siempre eran dulces. Ahora no tengo hambre tan seguido y como menos entre comidas.

5. Fuerza de voluntad desconocida. No sé si es mi compromiso con el experimento o los cambios en mi metabolismo, pero he dicho que no a muchos postres, sin lamentarme demasiado. Al terminar de comer, no pienso en postre, cuando antes, la planeación de mi menú diario empezaba por el postre. Llevo casi 4 semanas sin morder un chocolate y eso para mí, es inexplicable… yo estaba segura que no funcionaba sin chocolate.

6. Menos estrés y ansiedad. Estoy convencida que el azúcar es un disparador de la ansiedad. Llevo varios días sin sentirme ansiosas por nada, trabajo con calma, termino las cosas más rápido.

7. Menos inflamación estomacal, mejor digestión.

8. Mejor tono de piel, de mi piel está cambiando.

9. Menos centímetros de cintura. No he bajado mucho de peso, me he esforzado por no bajar. Sólo se ha reducido la grasa abdominal y de la cintura, el resto de mi cuerpo sigue igual.

10. MUCHA curiosidad por saber qué va a pasar con cuatro semanas más sin azúcar.

Desde que hice la primera publicación sobre el experimento de 8 semanas sin azúcar, me he encontrado con muchas reacciones de la gente: desde “yo nunca podría hacer eso, estás loca”, “¿qué vas a hacer con el café?, pero el cerebro se alimenta de azúcar”… hasta comentarios animosos, de crítica o preguntas sinceras sobre lo que me ha pasado. — ¿Y no has caído? — la pregunta constante. La respuesta es SÍ. Sucumbí ante medio pan de muerto – con ajonjolí en vez de azúcar – y ante una probadita de pastel que venía a lado de mi anillo de compromiso. Imagínese usted, simplemente no pude rechazarlo. Disfruté tres bocaditos, volví al camino y recordaré el pedacito de pastel siempre. ¿Qué pasó? Nada y MUCHO:

– Me di cuenta que tengo total y absoluto control sobre lo que quiero y no quiero comer. Que decido en función de mi salud y de cómo me voy a sentir. Que la comida es solamente una de las muchas formas de saciar alguna emoción.

– Mi nivel de energía cayó de inmediato a las pocas horas de haber comido azúcar refinada

– Mis papilas gustativas se desquiciaron, parece que ahora tendrán poca tolerancia al azúcar y eso me parece perfecto. Me reencontré con el “empalagamiento”.

¿Viviré para siempre sin azúcar? No, sólo seguiré el experimento para descubrir qué tanto mejora mi salud y bienestar sin consumir cosas azucaradas.

Esto es un poco de lo que he comido en estas semanas. #loqueveomientrascomo

– Las fotos no le hacen justicia a lo delicioso de la comida –

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

11 Respuestas a “La vida sin azúcar.

  1. Este reto está tentador…aunque ya tengo tiempo que reduje muchísimo mi consumo de azúcar. Leo las etiquetas, no endulzo mi comida, compro mucho natural. Y sí, se descubren platillos deliciosos. Ahora que tengo mi tienda y he estado experimentando con recetas para los productos que vendo me he dado cuenta que el sabor no se sacrifica si tienes buenos ingredientes.

    ¡¿Anillo de compromiso?! ¡Felicidades!

    Me gusta

    • Vane, ¡qué grosería la mía! Tenía pendiente contestar comentarios y no había visto que el tuyo tiene meseees. ¿De qué es tu tienda? ¿Qué recetas has desarrollado? ¡Suena padre descubrir sabores con buenos ingredientes!

      Gracias por la felicitación por el anillo de compromiso… todavía estoy como boba admirándolo todo el día, jeje.

      Abrazo

      Me gusta

      • ¡No te preocupes! Yo me acabo de dar cuenta que me contestaste jaja 😛 .Sorry. Entre la tienda, el trabajo, estudio, etc., ando totalmente perdida.

        Mi tienda es de productos naturales, sin conservadores, la gran mayoría sin azúcar añadida. Tengo spreads de nueces, barras energéticas, quinoa, cacao en polvo…en general, productos para que tengas una alacena más saludable sin sacrificar sabor.

        Mi página de FB es http://www.facebook.com/amorberza y en el álbum RECETAS encontrarás un delicioso panqué de plátano, brownies sin harinas refinadas, cómo preparar quinoa, smoothies y mucho más.

        Ya pronto estará lista la web 🙂

        ¡Saludos!

        Me gusta

  2. ¿Sabes? Gracias a ti este próximo lunes pretendo iniciar este experimento. Voy sólo por un mes pero, si lo logro, ya veré si lo amplío un poco más de tiempo. Me encantan este tipo de retos y quiero ver si esta vez mi fuerza de voluntad me controla o la controlo. ¡Ya te platicaré!

    Gracias por todo y muchísimas felicidades por EL compromiso! 😀

    Me gusta

    • Gracias, Violete.
      Sí es un poco difícil dejar de comer azúcar cuando estamos llenos de compromisos, PERO, no es imposible. Cuando comes suficientes cosas nutritivas, el cuerpo solito deja de pedirte tanta azúcar. Y otra cosa que funciona es ser la que lleva los postres a los eventos, y así asegurarnos que lo que llevamos no está cargadísimo de azúcar. 😉
      ¡Suerte!

      Me gusta

  3. Tengo mucha curiosidad en que comer!
    Empece ayer con el reto, pero dejando el azucar refinado, no el azucar de las frutas aun… Pretendo empezar a dejar la fruta la proxima semana.

    Pero tengo problemas para saber que elegir en el supermercado, porque toda etiqueta que veo dice azucar total y algun numero… y luego en los ingredientes no aparece ninguno de los tantos nombres del azucar…

    Ayuda? 😦
    (Por ejemplo en el te verde, aparece algo asi como 0.05g… se que es poco pero igual)

    Me gusta

    • ¡Hola! No te preocupes tanto, se trata de disfrutar y comer alimentos en su estado más natural posible. Más alimentos del refrigerador y menos alimentos empaquetados.

      Muchos alimentos tienen azúcares naturales, por ejemplo la leche tiene azúcar (lactosa) y aunque en la lista de ingredientes no declare azúcar en la tabla nutrimental puede declarar de 8 a 12 gramos de azúcar. Lo mismo pasa con las cosas endulzadas con fructuosa (como jugos, cereales o algunas galletas).

      Lo importante es que sepas leer la lista de ingredientes y la tabla nutrimental. El azúcar puede tener muchos nombres alternos: maltosa, maltodextrosa, jarabe de maíz, jarabe de arroz, jarabe de …, jugo evaporado de caña, fructuosa, etc.
      En la tabla nutrimental podrías buscar alimentos con menos de 3 gramos de azúcar (excepto leche y quesos que tienen más). Se considera un bajo contenido de azúcar si algo tiene menos de 5 gramos. No pasa nada con el té 😉

      Suerte

      Me gusta

  4. Hola a todos…
    Llevo tres semanas sin consumir azúcar. Siento un gran compromiso en este proceso y reto personal. Siento un cambio en mi energía y en mi cuerpo. Continuaré muy juiciosa para saber qué otros cambios puedo experimentar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s