T-62 Sesenta y dos, un número desafortunado.

Los sonidos, el aroma y los colores de este lugar aliviaron de inmediato el enojo causado por la alarma del despertador a las 6:20am.

Pero cuando iba extasiada disfrutando del olor y de la hermosura de árboles que enmarcaban mi camino, aterricé de manera forzosa. ¿Para qué conformarte con ver algo si puedes disfrutarlo con los 5 sentidos? -y duplicar las dimensiones de una rodilla en cuestión de minutos-. Probé la tierra y mis rodillas, manos y codos palparon bien la superficie. Ouch.

6:20 sonó mi despertador, me caí en el kilómetro 6.2 y faltan 62 días para mi próximo maratón. Solicito a los gurús de la numerología y discípulos de Mercurio retrógrado una explicación a esta secuencia numérica tan desafortunada. Sólo espero que 62 no sean los kilos que voy a pesar en unas semanas si sigo con esta hambre desmedida de maratonista novata.

Esto es lo que vi en 11 kilómetros matutinos en el bosque, en el Desierto de los Leones, que con todo y emergencia, valieron la pena:

20130728-121512 p.m..jpg

la pila2

4 Respuestas a “T-62 Sesenta y dos, un número desafortunado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s