¿Por qué la gente sonríe tanto en Camboya?

Los camboyanos sonríen a la menor provocación. No sé si es por las piñas frías en cada esquina, el agua de coco, la sopa de calabaza, los rambutanes o los mangos.

Tal vez sonríen porque el paletero va a la puerta de la escuela en el recreo y les prepara una paleta de hielo al instante. O por el carrito de plátanos asados, los waffles al carbón o el té con tapioca.

Tal vez porque desde que nacen, sus mamás los llevan a todos lados en moto y a partir de que logran caminar, se transportan pedaleando a toda velocidad, y se divierten subiéndose una, dos o tres personas juntas en la misma bicicleta, con suerte, la familia entera.

Quizás sonríen por su cielo increíblemente azul o los árboles encimados en sus templos, por la música de cuerdas y tambores o por el atardecer y el amanecer reflejados en el río.

Yo sonreiría también, si el heladero fuera a mi casa en una moto a dejarme un helado de pistache. Y más, si el suministro de gasolina de su moto estuviera disponible en la tiendita en botellas de ron.

Esto es lo que vi en 5 kilómetros en Siem Reap, Camboya:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

3 Respuestas a “¿Por qué la gente sonríe tanto en Camboya?

  1. Pingback: Escalas gastronómicas en Siem Reap. | loqueveomientrascorro·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s