Diez mil metros bajo el cielo tabasqueño.

Treinta y tres grados centígrados, árboles hermosos y gente que sonríe a la menor provocación. Villahermosa huele rico, a pasto mojado.

Fueron diez kilómetros en el parque “La Choca”. Un lugar increíblemente cuidado, con acceso a internet gratuito, “paralibros” -estructuras de acero en forma de paradas de transporte público con repisas llenas de libros a préstamo-, clases de pintura para niños… una belleza. Esto es lo que vi:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s